Inteligencia

Como reseña uno de los diarios más prestigiosos de habla hispana de Europa, El País (de España), las personas inteligentes son muy valoradas en términos generales en todo el mundo, especialmente en empresas, círculos sociales, y educativos (aunque curiosamente, son bastante incomprendidas en sus peculiaridades individuales, las que parecen definirlos), es por eso que los científicos que siempre han intentado descubrir la clave de la inteligencia, han optado por algunos estudios innovadores que se concentraron en algunas de esas características que indican quién es inteligente, para derribar mitos culturales y arrojar definitiva luz sobre el asunto.

Tener pocos amigos

El estudio del Centro Nacional de Información Biotecnológica señala que “los individuos más inteligentes se sienten menos satisfechos con su vida si socializan más a menudo con amigos”. Por raro que parezca, las personas inteligentes se sienten menos felices cuando se interrelacionan. Los científicos llegaron a esta conclusión tras encuestar a 15.000 británicos, y europeos, esta realidad es contraria al mito que supone que ser sociable (al menos indiscriminadamente y sin selectividad) es un sinónimo de una vida más agradable.

La conclusión de este estudio explica la causa

Cuando se es inteligente, más instruido, o más exigente que el promedio, se tiene expectativas más altas, se esperan cosas “normales”, bien hechas; a estas personas la mediocridad, el lenguaje soez, la ignorancia o la falta de educación ajenas no las conforma, más bien las enoja, por lo tanto suele resultarles más satisfactorio tener menos amistades, pero de similar nivel intelectual o valores sociales, éticos y morales, y que les aporten mas satisfacción que malestar al compartir su forma de ver el mundo y de actuar ante diversas situaciones.

desarrollar-la-inteligencia-emocional

Hablar o reírse solo

Otro mito derribado, hasta no hace mucho o incluso en la actualidad es considerado erróneamente como un hábito rayano en la locura. Sin embargo la prueba científica demuestra que: “Hablar solo tiene beneficios cognitivos”, afirman los psicólogos Gary Lupyan (Universidad de Wisconsin) y Daniel Swingley (Universidad de Pennsylvania), quienes descubrieron que las conversaciones con uno mismo activan un mecanismo sensorial del cerebro que ayuda a concentrarse mejor en las tareas y clarificar los pensamientos. Además, este procedimiento mejora la memoria, indican los investigadores. Por lo tanto no está errado el moderno concepto psicológico que recomienda la introspección como un mecanismo de comenzar a disfrutar de la compañía de uno mismo, el autoconocimiento y la autoaceptación, el aprendizaje profundo de lo que uno es, antes de intentar relaciones estables y duraderas de cualquier índole. Es así como la antes temida “soledad” entendida en estos términos, puede suponer una oportunidad única de experimentar paz, ejercitar la capacidad de desarrollar pensamientos reflexivos, disfrutar de momentos placenteros (lectura, cine, estudio, manualidades, cocina, hobbys, o nada más y nada menos que descanso sin presiones del stress cotidiano) dedicándonos a lo que nos gusta sin pensar si agrada a otros, o por que no, reflexionar con profundidad para encontrar soluciones a preocupaciones cotidianas ensayando mentalmente soluciones alternativas y analizando sus consecuencias, sin el apuro de la toma de decisiones inmediatas, las que tantas veces nos empujan a cometer errores.

Ser una ‘lechuza’

¿Va a la cama tarde? Aunque conviene hacer une esfuerzo por regular el sueño, sobre todo si es incompatible con horarios matinales de obligaciones laborales. Esta también podría ser una señal de inteligencia. Una investigación científica ha vinculado a índices del coeficiente intelectual impresionantes con el estilo de vida nocturno. El presidente Barack Obama, Charles Darwin, Winston Churchill, Mozart (quién decía escuchar mejor en la noche la débil voz de las musas), Keith Richards y Elvis Presley son famosos también por ser ‘lechuzas’. Esta tendencia, sobre todo en quienes desempeñan actividades creativas, puede estar justificada en el silencio y aislamiento que impera en ese horario, permitiendo que las ideas propias fluyan con más soltura, lejos de las demandas diarias de los demás.

Cursi, perro verde, raro…

Los autores de la investigación publicada en la revista científica ‘Poetics’ han desvelado que el coeficiente intelectual de los participantes del estudio que adoran las ‘películas pochocleras’, ‘cursis’, o ‘de clase B’, del estilo películas completas de Youtube (libres de licencia), es superior al del resto. Los científicos señalan que las personas que se atreven a ver películas consideradas basura para algunos tienen un alto nivel de razonamiento para encontrar en las películas con menor presupuesto o publicidad algo interesante. Son grandes descubridores de “hallazgos”, que encierran significado para ellos, y no se limitan a consumir lo que la publicidad les induce como el resto, y hasta son capaces de levantarse de una sala de proyección o dormirse una rica siesta en plena proyección, habiendo pagado una entrada, si el contenido no los satisface.

Ser aparentemente “menos” activo/a

Investigadores de la Universidad de la Costa del Golfo de Florida descubrieron que las personas inteligentes hacen poca actividad física diaria. Para hacerlo, han hecho una selección de personas -‘pensadores’- con alta actividad intelectual y compararon el nivel de su actividad física diaria con la de los participantes que evitaban a toda costa la reflexión excesiva. Resultó que la actividad física de los primeros es considerablemente más baja. Y es que la intensa actividad intelectual consume igual o mayor cantidad de energía corporal y calorías que una sesión de rutina física, por lo tanto la persona pensante suele quedar exhausta luego de pensar demasiado, del mismo modo que quién realiza una corrida moderada a velocidad constante y paso firme. Una respuesta que echa luz a las personas sometidas a exigencias intelectuales o stress laboral, que a menudo suelen cuestionarse su constante necesidad de descanso y reposición de energía, es común oírlos ¿cómo es posible si no hice “nada” que justifique este cansancio?.

Ya lo sabe, si Ud. se identifica o sabe de alguien con alguna de estas características, no lo dude, está en presencia de una persona inteligente…

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s