¿Argentina se encamina a erradicar concursos de “belleza”?

Desde hace algunos años, en este país del sur de América existe cierta polémica con estos eventos, y en los últimos tiempos cada vez son más quienes estiman que fomentan la “violencia de género”.

o-thin-models-facebook

En diciembre de 2014, Chivilcoy (Buenos Aires) fue la primera ciudad de Argentina que dejó de organizar concursos de belleza, gracias a una ordenanza municipal aprobada por amplia mayoría de sus concejales.

Consusros que potencian el ideal impuesto por la publicidad y las redes sociales

“Estos concursos de belleza entre niñas, adolescentes y jóvenes refuerzan la idea de que las mujeres deben ser valoradas y premiadas exclusivamente por su apariencia física basada en estereotipos”, sostenía el proyecto presentado por la Secretaría de Género y la Asamblea por los Derechos de la Niñez y Adolescencia de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA). Pero además avalan y potencian el ideal impuesto  históricamente por la publicidad, la TV, las revistas, y actualmente en las redes sociales, donde un cuerpo y un busto exuberante, el vientre anormalmente plano, cintura estrecha o unas piernas largas, reciben el ansiado “me gusta” como “recompensa” y reconocimiento por sobre la belleza auténtica, las ideas, o los valores de las mujeres, ayudando a imponer una falsa percepción de realidad donde lo que más importa es la apariencia.

 

Peligrosa promoción del disconformismo

sad-teenage-girl

Desde esa perspectiva, se promovía “una verdadera obsesión por la belleza corporal” y por “un ideal de perfección que nunca se alcanza e incluso disparando en enfermedades como bulimia, anorexia y otros trastornos alimentarios”. No solo eso, se generaba disconformismo en adolescentes (y no tanto) realmente bonitas, pero que se sentían lejanas al ideal de belleza establecido distorsionando la percepción objetiva de la propia imagen.

13

En su reemplazo, el municipio estableció eventos que fomenten “el reconocimiento a personas de entre 15 y 30 años que en forma individual o colectiva, se hayan destacado en actividades solidarias tendientes a mejorar la calidad de vida de barrios de esta ciudad o localidades de campaña del Partido”.

El efecto #NiUnaMenos

El 3 de junio de 2015, Argentina vivió su primera movilización de la iniciativa #NiUnaMenos, impulsada por un grupo de periodistas. Comenzó como una convocatoria para rechazar los femicidios en Argentina, pero se convirtió en unmovimiento nacional que empezó a dar la disputa por acabar con la violencia de género en todas sus formas, incluso las que exigen determinada apariencia stereotípica a la mujer como si solo de un adorno o un trozo de carne se tratase, o las que implican la valoración sólo por su aspecto físico.

“Sólo un trasero como identidad”

cola-reef

En este contexto, otras ciudades siguieron el ejemplo de Chivilcoy. En junio de 2016 Viedma (Río Negro) se convirtió en la primera capital provincial de Argentina en tomar esta medida, mientras que a finales de diciembre una marca deportiva: “REEF”, también suspendió el concurso de “la mejor cola” de la ciudad balnearia de Mar del Plata por “la sensibilidad de empezó a causar el tema de la violencia de género en el país”, una medida bienvenida y celebrada, si pensamos que tratar una mujer solo por su aspecto físico ya era denigrante considerar que es apenas un cuerpo sin rostro, o peor, solo un “trasero” lo es aún más (por si fuera poco no cualquier trasero, sino uno también específico: redondo, levantado, bronceado, duro y sin celulitis, tremendamente discriminatorio, por que muy de última hipotéticamente debería valer el de todas por igual), casi violento para la dignidad de las mujeres en general, pero además dañino para las relaciones personales, por que esas tendencias comerciales, sociales, y publicitarias moldean la cabeza de los hombres jóvenes (y no tanto) que consumen este tipo de escenas y así van (mal) educándose sobre lo que esperan o idealizan como valioso de una chica o futura pareja.

Finalmente, la ciudad de Gualeguaychú (Entre Ríos) —donde se celebra el carnaval argentino más famoso— decidió que, en lugar de la reina de la ciudad, elegiría a representantes culturales, que pueden ser tanto mujeres como varones. No obstante, como el evento lo realizan entes privados, y lo auspician marcas que todavía lucran con el cuerpo, como las de cerveza y gaseosas, que tratan de atraer jóvenes consumidores, seguirá designando en forma particular a la mujer más bella del concurso.

krasa310

Hasta 2016, las aspirantes a la Reina de la Vendimia de Mendoza solo podían ser mujeres entre 18 y 25 años que midieran un mínimo de 1,65 metros de altura y las ganadoras podían perder su título en caso de “matrimonio y embarazo, entre otras circunstancias”. Reglas similares se aplican en distintos concursos de belleza; de hecho, quien fuera elegida Miss Mundo Neuquén 2016, Tamara Fernández, perdió su título porque tenía una hija. Es inadmisible que como resultado del mensaje implícito de este prejuicio machista se considere “vieja” a una mujer de por ejemplo 30 años, apenas cinco años más que el techo del concurso.

Un largo recorrido

Verónica Andrea Bajo una activista de Bahía Blanca (Buenos Aires) y su trabajo, iniciado en 2012, puso de relieve el cuestionamiento a los concursos de belleza. Según relata, en aquel año comenzó una investigación que “tenía que ver con eventos de cosificación y de violencia simbólica por parte del Estado” y, en ese recorrido, encontró “más de 1.000 elecciones de reinas” en Argentina.

Desde la perspectiva de esta dirigente social, “lo más grave” de este tipo de concursos es que poseían “reglamentos súper discriminatorios” respecto a la juventud, la maternidad o las medidas físicas de las participantes y, si no coincidían con las que habían declarado, “quedaban descalificadas”. Asimismo, Bajo recordó que “las reinas ofician como promotoras precarizadas” de la ciudad o fiesta que las eligió “porque no tienen ningún tipo de contrato”, un agravante más allá del sexismo, la cosificación y la violencia simbólica que somete a la mujer a un mero objeto que debe ser bello (y según un stándard) para agradar a las miradas de la sociedad (en especial de los hombres) como única finalidad de su existencia para ser deseable, reconocida y “exitosa”, nada más reñido con la realidad, por que esa idea es coartarle sus libertades individuales, esclavizarla en un rol mezquino, y limitar su horizonte o decisiones de vida.

Un camino sin vuelta atrás

“En los años 70 sólo las feministas iban a las puertas de los concursos de belleza a parodiar y cuestionar la elección de las Miss Universo o Miss América”, recordó la socióloga y dirigente de un colectivo de este sector, Victoria Freire, quien destacó que, en este contexto, el movimiento de mujeres y feminista encabeza “una nueva ola”, lamentablemente se tuvo que disparar el índice de violaciones y asesinatos para que se amplíe la toma de conciencia sobre estos temas relacionados con otras formas la violencia hacia la mujer, pero ya no están solas, es la misma sociedad quién toma consciencia y hoy son apoyadas en este idea de erradicar esta forma de violencia contra la mujer, por muchos más, mujeres que no son específicamente feministas, parejas, hombres y jóvenes con formación, e instituciones de toda índole, como escuelas, que cada vez más ya no promueven las elecciones estudiantiles de reinas y reyes de belleza, sino que eligen mejores compañeros, deportistas, estudiantes, etc.

belleza-real-001

Por la aceptación final de la diversidad de la “belleza real”

Para Freire, “no es casual” que en este marco sean cuestionados con tanta fuerza los concursos de belleza, cuando a raíz de la violencia de género puesta sobre el tapete se discuten otro tipo de expresiones que también reproducen violencia, como el llamado “piropo” un repulsivo acoso callejero, y otras acciones que “naturalizamos” culturalmente, al punto de que muchas mujeres ignorantes todavía las toleran, cuando representan verdaderas violaciones virtuales al ánimo y la integridad emocional de muchas, o la antesala de la violación “de hecho” de la integridad o la seguridad física de cientos de mujeres y niñas, acciones inaceptables que afortunadamente cada vez son más repudiadas y vistas como la agresión salvaje que realmente representan.

Más de 20 ciudades han terminado con este evento, por eso consideró que “ha sido una campaña exitosa” y se trata de “un camino sin retorno”, que esperemos nos permita tomar conciencia como sociedad y valorar no solo la belleza real (física e interior) que toda mujer lleva consigo de forma única, irrepetible y auténtica, sino también de forma integral que es como todos, incluidos los hombres deberían ser valorados (por su personalidad, ideales, capacidad personal, nivel de educación, actividades artísticas, deportivas, culturales y por que no religiosas, conducta, estudios, o aportes a la comunidad), sin que sientan ni remotamente la necesidad de exponerse semidesnudas o tener que insinuar la “perfección” físico para destacarse.

belleza-real-002

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s